top of page
Search

TOMANDO CUIDADO CON EL CORONAVIRUS

¿Cómo deben las iglesias tomar cuidado del coronavirus? Esa es la pregunta que las congregaciones de todo el país están lidiando desde que COVID-19 fue declarado una pandemia.

A continuación, un resumen de las mejores y más comunes prácticas que surgieron de sus comentarios, así como algunas sugerencias de varios sitios en el internet.


Limpieza y saneamiento:

  • Provea lugares en todo el edificio de reuniones con desinfectantes para manos.

  • Limpie y desinfecte las áreas de alto tráfico o áreas comunes antes y después de los servicios (incluidos, entre otros, sillas, manijas de puertas, rieles de escaleras, mostradores y ascensores).


Servicios de adoración y prácticas de la iglesia:

  • Revise las maneras en que se encuentran o saludan durante los servicios: ajuste o elimine la práctica de abrazarse o darse la mano durante los servicios.

  • Examine las prácticas de la Cena del Señor: considere usar paquetes individuales de copas y pan (disponibles en muchos lugares) o incluso posponga la Cena del Señor por un tiempo.

  • Limite el contacto físico de las personas al saludar: anime al saludarse unos con otros que lo hagan absteniéndose de estrechar la mano y, que, en su lugar, solo sonrían y hagan gestos de saludo con las manos. Además, los que reciben y saludan a las personas mantengan las puertas abiertas para limitar la cantidad de personas que tocan físicamente las manijas de las puertas.

  • Reciban las ofrendas en cajas que estén en las puertas: evite pasar el plato de ofrendas (que puede propagar gérmenes), en cambio, establezca puntos de recolección de ofrendas en las entradas y salidas del santuario.

  • Fomente las donaciones usando el internet: Proactivamente, facilite las donaciones por internet, especialmente si la comunidad donde está la iglesia se convierte en un punto de acceso de COVID-19 y la asistencia disminuye o si su iglesia suspende temporalmente los servicios.

  • Cancele todas las comidas en la iglesia: comidas en las que cada quien trae algo, o las que comparten con otros pueden conducir a la transmisión de enfermedades.

  • Cancele o posponga reuniones y eventos adicionales de la iglesia: sopesar los riesgos y beneficios de las reuniones no esenciales.


Ministerios de niños:

  • Limpie y desinfecte ampliamente las áreas de los niños cada semana y entre servicios, incluidos todos los juguetes y superficies.

  • Supervise el lavado de manos de todos los niños y voluntarios antes de ingresar a las áreas de los niños.

  • Proporcione desinfectante para manos y anime a todos, al entrar o salir de las áreas de los niños, a que los usen.


Viajes largos y viajes cortos o esporádicos:

  • Posponer o cancelar retiros de una sola noche.

  • Posponer viajes misioneros a corto plazo. Evaluar los viajes del personal (nacionales e internacionales).


Opciones para los Servicios y Ofrendas:

  • Filme servicios de adoración en vivo en la iglesia y distribúyalos usando el internet.

  • Filme y distribuya sermones grabados junto con guías de discusión para familias.

  • Grabar y/o proporcionar enlaces para cánticos de adoración.

  • Coordine reuniones de oración en línea a través de Skype, el Hangouts de Google o por Zoom.


Sobre todo, ORE:

  • Por protección y sanidad de individuos y familias afectadas por este virus.

  • Por médicos y profesionales médicos que están al frente atendiendo a quienes contraen coronavirus.

  • Por investigadores médicos que trabajan diligentemente para crear una vacuna.

  • Para que las iglesias respondan con consideración, sabiduría y amor.

  • Por el avance continuo del evangelio aun cuando pasamos por estos momentos de prueba.


Comunicación:

  • Tranquilice a su congregación: Comunique repetidamente los pasos que se están tomando y asegúreles que sus líderes están previendo por adelantado y que se comunicarán con ellos en la medida que las cosas cambien.

  • Inste a las personas de alto riesgo a quedarse en casa: COVID-19 no afecta a todas las personas de la misma manera. Según el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades), algunos corren un mayor riesgo de sufrir consecuencias más graves si se enferman (por ejemplo, adultos mayores y aquellos con afecciones médicas existentes, como enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades pulmonares).

  • Dirija a sus miembros a sitios de información profesional y confiable: Su gente necesita saber a quién ellos pueden confiar, esto comienza cuando usted les hace saber en quién usted confía.

  • Dirija a las personas a ver la información del Centro de Control y Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud. Los gobiernos locales y estatales también tienen información sobre el COVID-19 en su área.


STEVE JONES, Presidente de la Iglesia Misionera

11 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page